Mario Diaz

 

Excepcional cantador y maraquero de joropo central, su pasión por este género viene de
sus orígenes en Requena, localidad campesina cercana a Turgua, edo. Miranda, Venezuela, en el confín del municipio El Hatillo. En el campo montañoso de Requena, donde todavía
vive, su padre “Joso” le permitía asistir a los bailes de “remate”, que se daban para celebrar
la cosecha. A estas reuniones asistían legendarios artistas del golpe mirandino como Don
Fulgencio Aquino, Quintín Duarte, El Chirulí de Aragua y Margarito Aristiguieta, grandes referencias de la música central, a los que el pequeño Mario oía “al pie del arpa”, consciente de su
temprana vocación. Estas experiencias le permitirían, más tarde, ser uno de los mejores, gracias a su don y maestría para la composición, el canto y la improvisación.
Forzado a vivir en Caracas (en la parroquia 23 de enero), durante cuatro años de su juventud, Mario Díaz no perdió nunca su enlace con la raíz. Mantenía su oído atento y entrenado gracias a la radio y, los fines
de semana, retornaba a su tierra para seguir su crecimiento profesional. Ya a comienzos de los años 60, decide grabar
por primera vez un disco de 45 revoluciones. En esa época, tocó con quien había sido su maestro, Don Fulgencio
Aquino, en un baile en Caracas. El joven Mario recurrió a su natural audacia para comprar un espacio en radio y, así,
irse ganando el aprecio del riguroso mundo joropero. En 1974, compone y graba su primer LP y comienza la leyenda,
ésa que sigue viva en la fila de Turgua. Allí, junto al ranchito de su papá compuso el clásico El ermitaño, entrañable
canción que ha sido interpretada, amén de por el propio Mario, por una decena de consagrados artistas como Simón
Díaz y Francisco Pacheco. Sin embargo, el reconocimiento monetario o mediático no ha llegado a Mario Díaz. Injustamente, como tantas voces tuyeras, su talento permanece casi clandestino para el público general. En los 70, fue bautizado como “El bigote que canta”, apodo que fue sustituido gracias a la inspiración del promotor radial César Leal por
el más digno y elocuente “El Poeta de Requena”.
Ha cantado con muchos de los grandes “arpistos” centrales de este país: Valerio Calzadilla, Jorge Pérez, Lino Pérez,
Agustín Lázaro, Máximo Bogado y Lino Cardozo; asimismo, con el insigne guitarrista tuyero Gabriel Rodríguez. Entre
1974 y 2005, Mario Díaz ha grabado 41 álbumes. Entre sus grandes éxitos se cuentan, además de El ermitaño, hitos
como El tirabesitos, Me voy pa’ Baruta y Ánima de Pica Pica, donde da muestra de su amplio dominio de temas, tales
como la devoción, la pasión amorosa, lo anecdótico picaresco, la reflexión social y el comentario filosófico.
Mario Díaz ha salido del país en representación de Venezuela, ha cantado en Cuba, Colombia y varias naciones
centroamericanas. Es motivo de orgullo y un patrimonio viviente de la música autóctona.

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode